Filtro de partículas: qué es y cómo se puede limpiar para evitar sustituirlo

filtroparticulas1
Filtro de partículas: qué es y cómo se puede limpiar para evitar sustituirlo
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio

El filtro antipartículas tiene la misión de reducir las emisiones contaminantes de los vehículos. Por desgracia, tarde o temprano suele fallar; aunque la buena noticia es que con una limpieza te puedes ahorrar sustituirlo.


De todos es sabido de la necesidad de preservar y cuidar el medio ambiente y, es por ello, que desde el año 1988 se llevan elaborando normativas anticontaminación para minimizar los efectos nocivos para la salud y el medio ambiente producidos por la combustión de los motores diésel y gasolina.

La normativa EURO nace en 1988, pero es en el año 1992 cuando se hace mas restrictiva, obligando a reducir las emisiones de los vehículos a través de medidas especificas como la incorporación de catalizadores, la eliminación del plomo en las gasolinas, la reducción de cilindradas y el aumento del número de marchas en las cajas de cambio; y cuya finalidad no es otra que reducir el régimen del motor y así bajar el consumo y la contaminación.

¿Cuándo se popularizan los filtros antipartículas?

Filtro partículas Audi A8

Es en el año 2009 cuando entra en vigor la Normativa EURO 5, centrada en reducir la contaminación emitida por las impurezas de las partículas de los vehículos diésel, las cuales, aunque no son de las más peligrosas, tienen una alta capacidad de entrar en el organismo.

Así las cosas, la aparición de la Normativa EURO 5 obliga a los fabricantes de vehículos a dotarlos de filtros antipartículas. El problema es que el filtro antipartículas de un vehículo diésel tiene «caducidad» y su vida útil va a depender de muchos factores que, unidos entre sí, van a provocar que haya que sustituirlo por otro o, como remedio más barato, su limpieza. Los filtros antipartículas van acumulando en su interior partículas sólidas del humo de la combustión para evitar y minimizar la contaminación.

Nuestro vehículo según marca, modelo y fabricante va a realizar las regeneraciones a un determinado número de kilómetros, siendo generalmente cada 500 kilómetros en algunas marcas y modelos. Ahora bien, en cada regeneración se producen preinyecciones y postinyecciones que provocan la subida de temperatura del filtro antipartículas a unos valores cercanos a los 800ºC, lo que provoca la descomposición de las partículas sólidas y la limpieza del mismo saliendo al exterior el hollín.

Con el paso de los años, las continuas regeneraciones y kilómetros provocan en el filtro antipartículas una saturación interior que finalmente termina por obstruirlo. Como consecuencia el vehículo pueda entrar en fase de emergencia, con la consiguiente pérdida de potencia, momento éste en el que ya tenemos una avería importante.

Los métodos de limpieza que existen para un filtro antipartículas son los siguientes:

Filtro de partículas

Tratamiento con líquido de limpieza. En este caso el filtro antipartículas se desmonta del vehículo y se tapan todos los orificios que lleva, dejando solamente libre el de entrada de gases al interior y se va aplicando líquido de limpieza (parecido al descarbonizante).

El liquido va entrando poco a poco, pues tiene que ir atravesando almenas interiores, las cuales, están obstruidas por el hollín y la carbonilla. Cuando se ha llenado por completo se deja sobre 12 horas aproximadamente y se lava con agua a presión. En esta limpieza se recomienda montarlo enseguida y salir a carretera para que los gases de escape calientes sequen el interior del mismo y las regeneraciones comiencen a realizarse.

Limpieza por ultrasonidos. En este caso, se sumerge el filtro antipartículas en una maquina denominada lavadora de ultrasonidos. Esta lavadora cuenta con un fluido mezclado con agua caliente que emite vibraciones para desprender los restos de hollín y sedimentos acumulados en el interior en la medida de lo posible.

El tiempo de limpieza con este método es más rápido y se suele tener metido sobre una hora y media, procediendo a la limpieza con agua a presión y secado del filtro una vez que se ha sacado de la bañera de ultrasonidos. Este método suele costar alrededor de 100€, siendo un proceso bastante efectivo que ahorrará una gran cantidad de dinero.

Limpieza con aditivos químicos. Existen diferentes aditivos químicos para limpiar el filtro antipartículas. Algunos se añaden al depósito de combustible y otros se echan en el interior del filtro antipartículas quitando la sonda lambda y llenando el interior con un liquido aditivo químico, pero es un método que si el filtro está muy obstruido no servirá de mucho y habremos gastado dinero inútilmente.

Los costes de limpieza rondan los 200 euros, incluida la mano de obra por quitar y poner el filtro antipartículas, la limpieza en bañera de ultrasonidos con líquido limpiador y la regeneración forzada con máquina de diagnosis para dejarlo activo y con un funcionamiento correcto.