Nuevo acabado deportivo

Prueba del Skoda Kodiaq 2.0 TDI 4×4 DSG Sport Line

skoda kodiaq 1
Prueba del Skoda Kodiaq 2.0 TDI 4×4 DSG Sport Line
Miguel Tineo
Miguel Tineo


El Kodiaq añade este acabado deportivo Sportline para sus motores de 150 ó 180 CV. No afecta a la mecánica ni tampoco a la puesta a punto, pero sí incluye más equipamiento de serie.

Sportline es el apellido que ha elegido Skoda para definir al acabado más deportivo del Kodiaq. Destaca por sus paragolpes, sus llantas de 19″, detalles en negro brillante como los retrovisores o la calandra y un completo equipamiento de serie. Sin embargo, la gama de motores no varía; eso sí, esta terminación sólo se vende con los TDI de 150 CV y TSI de 150 y 180 CV, y tampoco hay modificaciones en la puesta a punto de un chasis que apuesta por la comodidad y la sencillez de conducción. El resultado es un Kodiaq más pintón, pero con un precio similar al del acabado Style -no hay una versión equivalente por motor, cambio, tracción y número de plazas-.

¿Quieres más?

Ya está disponible el nuevo Kodiaq RS, la variante más potente y deportiva de la gama. Equipado con un motor 2.0 TDI de 240 CV, tracción total y cambio automático de siete marchas, acelera de 0 a 100 km/h en 7 segundos, declara 6,0 L/100 km de consumo y cuenta con una puesta a punto más deportiva. Rondará los 46.000 euros y estará disponible con cinco o siete plazas.Skoda Kodiaq interior

Conectividad

El acabado Sportline incluye de serie un equipo de audio con ocho altavoces, Bluetooth, Smartlink, toma USB y jack, lector de tarjeta SD, control por voz, pantalla de 20,3″ y navegador básico Amundsen. Por 1.452 euros, se ofrece navegador Columbus con pantalla de 23,4″.

En marcha: pensado para hacer largos viajes

El Kodiaq Sportline de esta prueba equipa el motor 2.0 TDI de 150 CV, cambio automático DSG de siete marchas y tracción total. Emplea la plataforma MQB del Grupo VW y, con una longitud de 4,70 m, alcanza un considerable peso de 1.740 kilos. El peso, las posibilidades de carga y un cambio que destaca más por suavidad que por rapidez de respuesta desde parado hacen que los 150 CV de este motor sean lo mínimo exigible para este Kodiaq, pues necesita 9,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h -un compacto de unos 130 CV tarda unos 10,5 segundos-. Eso sí, la respuesta del motor es buena, y se muestra voluntarioso y progresivo desde bajo régimen -a 1.750 rpm ya entrega sus 340 Nm de par máximo-. También es un motor poco ruidoso y apenas vibra. Eso, unido a una suspensión suave y a una dirección ligera, le convierten en un modelo muy cómodo en largos viajes. Su consumo medio real se sitúa en torno a los 7,0 L/100 km, que no está mal para su peso y potencia. Ahora bien, pese al nombre, el Kodiaq no es un modelo de comportamiento deportivo. En autopista se muestra aplomado; en curva, es noble y fácil de guiar, pero su peso y la suavidad de la suspensión le restan cierta agilidad.Skoda Kodiaq

Sobrio, ordenado, amplio y de calidad

Las diferencias frente a un Kodiaq normal son los asientos deportivos con forma de baquet, el volante deportivo forrado en cuero perforado, el techo tapizado en negro, los pedales de aluminio o las inserciones en símil carbono.
buena calidad El Kodiaq mantiene la buena calidad de sus hermanos de gama: plásticos agradables al tacto y, sobre todo, buenos remates y ajustes, con ausencia de grillos en marcha y una buena insonorización. El diseño sigue siendo muy sobrio. La parte positiva es que eso le permite tener todo muy ordenado, algo que facilita la manipulación de los mandos en marcha. Es fácil navegar por la pantalla táctil, que responde con rapidez -de serie, lleva una de 20,3″-. Esta unidad tiene cinco plazas -la de siete, 1.025 euros más-, y eso supone que su maletero cuente con entre 650 y 835 litros en función de si se desplaza o no la banqueta trasera -entre 560 y 735 L en los de siete plazas-. Estas plazas, además, son muy amplias: tres adultos caben sin problema.

Con el acabado Sportline, el Kodiaq sigue siendo un excelente SUV familiar con el que viajar con comodidad, pero añade un aspecto más deportivo.

  • Lo mejor:Comodidad, espacio interior, está bien hecho, equipamiento de serie.
  • Lo peor: Es deportivo por aspecto, pero no por cómo va. No es barato.

Versión probada: Sport Line 2.0 TDI 150 4×4 DSG

Motor 4 cilindros, 1.968 cc, 4 válvulas por cilindro
Potencia 150 CV de 3.500 a 4.000 rpm
Par 340 Nm de 1.750 a 3.000 rpm
Largo / ancho / alto 4,70 m / 1,88 m / 1,67 m
Velocidad máxima 194 km/h
0-100 km/h 9,9 segundos
Consumo mixto 5,7 l/100 km
Emisiones CO2 147 g/km
Maletero 650/835 litros
Peso 1.740 kg
Cambio Automático, 7 velocidades
Tracción Total