Un coche mal mantenido resulta mucho más inseguro

Amortiguadores y neumáticos, ¿por qué debes cambiarlos?

pruebascirculacionglorietas
Amortiguadores y neumáticos, ¿por qué debes cambiarlos?
Enrique Espinós
Enrique Espinós
Un estudio de la Fundación Línea Directa demuestra, en circuito, que los vehículos con un buen mantenimiento multiplican por dos su seguridad en frenadas y esquives frente a otro mal mantenido.


Según las pruebas efectuadas por esta organización -que enfrentaban a un vehículo de diez años con un correcto mantenimiento de neumáticos y amortiguadores frente a otro sin él– y que constaban de circulación en glorieta, medición de espacio de frenada, estabilización en zigzag y rodada en circuito; el automóvil bien mantenido lograba un 53% menos de distancia de frenado que el mal mantenido. Además, incluso enfrentando un coche viejo bien mantenido contra uno nuevo, pero sin el correcto mantenimiento, la distancia de frenada del primero era, a igualdad de condiciones y de media, 6,3 metros inferior.

 

Por último, la Fundación Línea Directa ofrece algunos consejos de mantenimiento y los períodos de sustitución de los principales elementos de seguridad:

  •  NEUMÁTICOS Las ranuras que forman el dibujo principal no deben ser inferiores a 1,6 mm. Una referencia es cambiarlos cada 40.000 Km. 
  • AMORTIGUADORES. Es aconsejable controlarlos cada 15.000-18.000 km. y sustituirlos cada 75.000 ó 80.000 km. Los amortiguadores en mal estado incrementan la distancia de frenado o la probabilidad de aquaplaning. 
  • PASTILLAS Y ZAPATAS. Revisar su estado cada 6 meses y cambiarlas aproximadamente cada 50.000 Km. Circular con ellas desgastadas puede dañar el disco de freno o el tambor. 
  • LÍQUIDO DE FRENO. Comprobar el nivel cada 3.000 km y sustituirlo cada 2 ó 3 años.
  • LIMPIAPARABRISAS. Se deben repasar las escobillas cada año, además de revisar y rellenar el nivel de líquido lavaparabrisas cada mes.