Cómo adelantar a un ciclista de forma segura

adelantamiento
Cómo adelantar a un ciclista de forma segura
Enrique Espinós
Enrique Espinós
La bicicleta comparte, cada vez más, las vías con el resto de vehículos. Y la seguridad de los ciclistas depende, muchas veces, de la responsabilidad de los conductores de vehículos a motor. Por lo tanto, y respecto a los ciclistas, nuestra capacidad de atención y reacción debe ser aún mayor de lo habitual.


Consejos para vehículos a motor…

Desde mayo de 2014, con la entrada en vigor de la actual Ley de Seguridad Vial, los vehículos a motor que adelanten a ciclistas o ciclomotores pueden invadir el carril contrario de forma parcial o total… incluso cuando exista una línea continua que lo prohíba. Eso sí, no podrás realizar esta maniobra «poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas [u otros vehículos] que circulen en sentido contrario, incluso si los ciclistas circulan por el arcén». Si realizas el adelantamiento en esas circunstancias, además de los 200€, podrán sancionarte con la retirada de 4 puntos.

Si cuando vayas a adelantar, encuentras ciclistas o vehículos en el carril contrario, se recomienda desistir del adelantamiento y reducir la velocidad; incluso deteniéndote para quedarte tras el ciclista al que ibas a rebasar.

A la hora de adelantar, hazlo también dejando suficiente espacio longitudinal: empieza a adelantar desde aproximadamente unos 30 metros y vuelve al carril, una vez adelantado el ciclista, dejando suficiente espacio entre él y tu vehículo. ¿La razón? Así no crearás posibles golpes de aire o rebufos que podrían desestabilizar al ciclista.

… y para bicicletas

Si vas a adelantar a algún vehículo, también deberás guardar una distancia lateral de, al menos, 1,5 metros. Ojo, no se considera adelantamiento cuando rebasas a otro ciclista mientras se circula en grupo.

¿Qué dificultades existen al conducir junto a las bicis?

cómo adelantar a un ciclista

Para analizar este importante apartado hemos hablado con Eduardo Gómez-Pinto, profesor del máster de Seguridad Vial y Movilidad de IMF, quien nos ha explicado cómo afecta la velocidad a la que circulamos a aspectos como la distancia de frenado o nuestra propia capacidad de visión.

Las bicicletas circulan habitualmente a una velocidad muy inferior a la nuestra, tienen un peso menor que el nuestro -en caso de impacto, serán los mayores perjudicados-, y ocupan poco espacio en la carretera, por lo que son más difíciles de ver. A medida que aumenta la velocidad de un automóvil, se alarga la distancia necesaria para detener el vehículo.

Por ello, si un vehículo que sigue a una bicicleta -a una distancia de seguridad de 15 m- circula a 30 km/h, el conductor necesitará unos 13,5 m para detenerse… y podrá evitar un posible accidente. Pero si circulara a 50 km/h, la distancia necesaria para su detención sería de 28 m, por lo que habría acabado impactando con el ciclista.

Además, cabe indicar que a una velocidad de 30 km/h sólo el 5% de los ciclistas atropellados fallecerá por las lesiones, mientras que a 50 km/h el porcentaje se aproxima al 50%. ¿Por qué esta diferencia? Las consecuencias de un impacto son mucho más graves en los ciclistas. Así, un impacto a 40 km/h sobre un cicloturista es equivalente a una caída desde una altura de 6 m, pero un impacto a 70 km/h ya supone el equivalente a la caída desde un edificio de casi 20 metros.

Otro problema que afecta a los conductores respecto a los ciclistas es el llamado ´efecto túnel´ -ver imagen al final del texto-, que, a medida que aumenta la velocidad de un vehículo, reduce la capacidad de percepción y el campo de visión del conductor. Por ejemplo, a unos 30 km/h el campo de visión efectivo de un automovilista es de 104º, pero a unos 130 km/h, éste queda reducido a 30º. En estos casos, todo lo que queda fuera de ese ángulo -por ejemplo, un ciclista-, no será visto o detectado por el conductor, con el consiguiente riesgo de impacto para los usuarios de bicicletas.

Por todo lo anterior, cuando estemos al volante debemos recordar que:

  1. A mayor velocidad, menor será tu campo de visión. Debes extremar la atención y mirar mucho más lejos del frontal de tu coche.
  2. Conduciendo con el sol de frente, las áreas más sombrías se oscurecen aún más, por lo que la figura de un ciclista quedará difuminada en esas zonas.
  3. Aunque superes a un ciclista sin haberlo rozado, ten en cuenta que la velocidad de tu vehículo -especialmente en el caso de vehículos pesados- causa corrientes de aire, rebufos€ y un efecto succión que puede llegar a tirarlo al suelo.

Foto: efecto túnel

efecto túnel