Por la carretera con criterio gourmet

Ruta gastronómica en Soria: por la carretera con criterio gourmet

Ruta Gastronómica Soria
Ruta gastronómica en Soria: por la carretera con criterio gourmet
Pedro Madera
Pedro Madera

La tradición bien entendida es la base de la cocina soriana. En función de los productos de proximidad y apoyándose en deliciosas carnes, entre otros elementos, elabora platos sencillos, pero de gran sabor. Cada zona tiene su encanto y cada pueblo su plato… Conducir para comer, sigue siendo una deliciosa actividad.

Medinaceli

La cocina castellanoleonesa tiene en Medinaceli uno de sus bastiones.  Esta ciudad de aires medievales entiende la cocina como una tradición que hay que saber cómo continuar, ofreciendo experiencias que todo comensal desea seguir  viviendo. Si a esto unimos el cuidado por el visitante de fin de semana, estamos en un lugar perfecto.

Y eso significa saber innovar, evolucionar y actualizarse sin perder de vista los orígenes. Medinaceli es un ejemplo de este equilibrio, con una amplia experiencia en alubias, judiones y cocido castellano. Platos intensos y contundentes como las migas con torreznos y chorizo se convierten aquí en todo objeto de estudio. También la mantequilla natural en todas sus variantes, salada o dulce.

En definitiva, aquí se considera como un arte sagrado esos platos sencillos y sabrosos, pero cuidado, en absoluto fáciles: prepararlos requiere toda la pericia y experiencia que podamos reunir. Y todo gira en torno al cerdo, del que aprovechan literalmente todo. Cuando llega el otoño la recogida de setas da lugar a una nueva oleada de platos bien condimentados.

Ruta Gastronómica Soria

Berlanga de Duero

Esta villa abunda en lo mismo que Medinaceli, con algunas particularidades que le otorgan un sabor propio. El tapeo aquí es una afición elevada a arte, y como tantos otros platos órbita en torno a una de las grandes materias primas castellanoleonesas: la carne de caza.

En Berlanga de Duero saben guisar perdices, palomas y codornices como nadie, con platos sencillos como las migas y la sopa castellana a modo de anticipo. Porque el pan del pueblo tiene fama en toda la región. De nuevo, lo sencillo no implica que no estemos ante una obra maestra del mantel, la cuchara y el tenedor. Las patatas a la importancia, convenientemente especiadas con ajo, perejil y otros ingredientes, son aquí otro de los grandes apoyos a la hora de atraer turistas.

Ruta Gastronómica Soria

Burgo de Osma

Mucho y bueno se ha hecho por la gastronomía en general y por el cerdo en particular en esta población. Talento y materia prima se dan la mano en Burgo de Osma, que complementa la oferta anterior con deliciosas morcillas de arroz, sus crujientes y famosos torreznos del alma y un delicioso cochinillo asado en horno de leña, quizá el mismo de su suavísimo cordero, que saben preparar con igual habilidad.

Ruta Gastronómica Soria

Para demostrarlo, las Jornadas de la Matanza, entre mediados de enero y abril, que nos proporciona platos de carne que querremos regar convenientemente con un Ribera de Duero. Además de las alubias y judiones, otro producto de la tierra más específico es el cardo, que saben preparar de mil maneras distintas y que demuestran que la verdura puede ser muy sabrosa.

Ruta Gastronómica Soria

Navaleno

Esa localidad despliega con igual o más fuerza que las anteriores una serie de negocios de comida tradicional y local consagrada, por supuesto, a la gastronomía soriana. Hay que destacar los torreznos, para muchos los mejores del mundo, crujientes y salados; pero también la temporada de setas y trufas negras.

De nuevo, las patatas a la importancia, las migas y el cocido son parte fundamental de la experiencia soriana, pero esas dos grandes especialidades de la tierra, la micológica y las trufas, se han erigido aquí como un auténtico arte.

Ruta Gastronómica Soria

Ágreda

Aquí se nos ofrece también un buen número de productos típicos que manifiestan esa mezcolanza de tradiciones árabes, judías y cristianas. La matanza del cerdo es la base para toda una serie de platos deliciosos que van desde el jamón hasta el chorizo y todos los derivados imaginables, preparados en las cocinas de sus restaurantes una soltura que solo da la experiencia y el conocimiento. Pero llega la hora del postre y también destacan las tortas, mantecados y pastas dulces, de modo que en Agreda también triunfan a la hora del café.

Ruta Gastronómica Soria

San Esteban de Gormaz

Aquí destaca la preparación específica del Ribera de Duero y, sobre todo, del ajo carretero, un guiso de cordero autóctono con una sopa derivada del propio guiso. Tampoco nos escapamos de otros productos de la tierra como las ya tradicionales trufas negras y las setas de cardo, que también sirven para deliciosas sopas, y del inevitable producto cárnico de la matanza. Las migas, por último, están ahí para “sujetar” y dar consistencia a cualquier carta.

Ruta Gastronómica Soria

Almazán

Palabras mayores para cualquier goloso. En Almazán apuestan por el dulce, con sus inconfundibles galletas elaboradas (o Paciencias del Almazán) elaboradas con un poco de esencia de limón, muy fáciles de preparar pero también con una preparación un tanto específica. Las pastelerías del casco viejo compiten en calidad y creatividad. Yemas, mantecados y canutillos son un buen ejemplo de la evolución de la repostería en la zona. De ahí es muy fácil hacer la transición a una buena tarta postrada, una tarta de milhojas con nata, crema y hojaldre ideal como postre o para acompañar con un café o una copa de brandy.

Ruta Gastronómica Soria

 

0 Comentarios