Renault Höga: un prototipo eléctrico que aplica el concepto Ikea al mundo del automóvil

portada-renault-hoga
Renault Höga: un prototipo eléctrico que aplica el concepto Ikea al mundo del automóvil
Nicolás Merino
Nicolás Merino
El Renault Höga se entrega en una caja y sus 374 piezas pueden ser montadas en unas pocas horas. Eso sí, no lo veremos en el mercado, ya que se trata de un trabajo de un estudiante universitario de Estados Unidos.

El Renault Höga puede gustarte más o menos, pero lo cierto es que el concepto de Ikea ‘móntatelo tú mismo’ revolucionó la manera de adquirir muebles. A través de unas instrucciones cómodas y sencillas, puedes montar cualquier tipo de mueble. En este sentido, el concepto de la tienda sueca se ha aplicado al a este curioso prototipo cero emisiones.

Se trata de un trabajo de fin de tesis de Ryan Schlotthauer (puedes ver su proyecto aquí), un estudiante de diseño del College for Creative Studies de Detroit, Estados Unidos. Se trata de un vehículo pensado para los desplazamientos urbanos y con un precio asequible. Viendo las imágenes, recuerda mucho al recientemente presentado Citroën Ami y en lo que a medidas se refiere, no anda muy lejos: 2,31 metros de largo, 1,56 metros de ancho y 1,88 metros de alto, junto a una batalla de 1,36 metros.

renault-hoga1
Ryan Schlotthauer

Como propone el estudiante, el coche se envía en una caja para que sea montado por el cliente. Dicha caja consta de 374 piezas (114 de ellas individuales) y el proceso de ensamblaje dura unas cuantas horas. También se ha inspirado en Ikea a la hora de elegir los materiales, y es que este Renault Höga ha sido diseñado con materiales reciclados. Así, a nivel de diseño, destaca por sus tres grandes cristales, la marca Renault presidiendo el frontal y unas discretas luces LED a cada lado.

El interior del Renault Höga: reducido a la mínima expresión

interior-renault-hoga

No podemos evitar acordarnos del BMW Isetta cuando vemos que al habitáculo se accede a través de una puerta frontal, aunque en este caso esta se abre como si de un maletero se tratase (y no de forma lateral como en el Isetta). Todo en el habitáculo ha sido reducido a la mínima expresión: un asiento de lo más espartano, un volante, una pequeña pantalla que hace las veces de panel de instrumentos y otra más grande de tipo tablet para controlar las principales funciones del vehículo.

Schlotthauer ha querido aplicar un concepto modular para el interior del Renault Höga. Por ejemplo, se puede equipar con un asiento corrido para ampliar la capacidad a dos ocupantes o dejar esta zona lateral totalmente despejada para alojar objetos de gran tamaño.

renault-hoga
Ryan Schlotthauer

Desgraciadamente, el trabajo de este estudiante no contempla la parte mecánica, por lo que no sabemos qué unidad eléctrica podría integrar, qué paquete de baterías tendría o cuántos kilómetros recorrería. Sin embargo, sí que ha indicado el precio que tendría el Renault Höga de llegar al mercado: 6.500 dólares (5.324 euros al cambio). Es difícil que este prototipo acabe saliendo, aunque también puede ser que despierte el interés del gigante galo y lo veamos como modelo de producción en unos años. Tiempo al tiempo.

 

Deja una respuesta

0 Comentarios