Nuevo proyecto de Manuela Carmena

La Gran Vía de Madrid será más peatonal y ciclista

madrid gran via
La Gran Vía de Madrid será más peatonal y ciclista
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
El Ayuntamiento de Madrid ha presentado esta semana un nuevo proyecto que dará un importante lavado de cara a la emblemática Gran Vía madrileña con más protagonista para peatones y ciclistas.


El Ayuntamiento de Madrid, con Manuela Carmena al frente, sigue firme en su idea de que restringir el uso del vehículo privado por el centro de la capital y está actuando en consecuencia. Esta misma semana, el consistorio madrileño ha presentado el nuevo proyecto para remodelar una de las principales arterias de Madrid, la Gran Vía. El objetivo de este nuevo plan de remodelación es «crear un sistema de movilidad donde se integre la bicicleta con el resto del tráfico rodado».

Entre principales características del nuevo proyecto que podría comenzar sus obras en enero de 2018, el Ayuntamiento de Madrid pretende construir un carril bici segregado de subida, entre Plaza de España y Callao, reducir los carriles destinados a los vehículos privados, ampliar las aceras y cerrar la vía al tráfico de los no residentes. Así, en el tramo de la Gran Vía entre la plaza de España y la de Callao, los ciclistas contarán, en sentido subida, con un carril bici independiente del resto de los vehículos, dada la pendiente de la calle.

Por otro lado, entre la calle de Alcalá y la plaza de Callao, se mantendrán únicamente cuatro carriles. Dos de ellos serán para el transporte público y otros dos ciclocarriles con una velocidad limitada a 30 km/h, donde el vehículo privado compartirá el espacio con la bicicleta. Para conseguir el efecto deseado, las principales asociaciones de ciclistas exigen una pacificación del tráfico y justamente eso es lo que se pretende con el cierre al tráfico de la Gran Vía para los no residentes.Proyecto nueva Gran Vía de Madrid

La Gran Vía tomará como ejemplo el modelo de la Avenida de la Albufera, una área que cuenta con con carril bus a la derecha y luego un tramo con el carril bici en el medio, como en los bulevares. No obstante, esta solución no es aprobada por muchos ciclistas que no se sienten cómodos con los autobuses circulando tan cerca a su derecha y preferirían usar directamente ese carril bus.

Las obras tendrán una duración prevista de unos ocho meses de tal forma que la nueva Gran Vía podría estar lista en el otoño de 2018. Manuela Carmena ha dejado la puerta abierta a nueva propuestas ciudadanas que ayuden a mejorar el plan inicial. «Como todos los proyectos, siempre va a estar abierto a todo tipo de sugerencias, porque no me cabe duda de que lo mejoraremos entre todos«, afirma la alcaldesa de Madrid.