9.000 kilómetros de prueba dura

Prueba de neumáticos: BFGoodrich All-Terrain A/T KO2

bfgoodrichko202
Prueba de neumáticos: BFGoodrich All-Terrain A/T KO2
Juan Carlos Ramírez
Juan Carlos Ramírez
Durante 9.000 kilómetros, hemos sometido a la última generación de neumáticos AT de BFGoodrich al castigo de las piedras, el barro, la nieve, la arena, el agua y el asfalto.


Nunca nos cansaremos de repetir que la importancia de los neumáticos en un vehículo es vital, ya que por ellos pasan los efectos de tracción, adherencia, frenado, dirección, suspensión y confort. Combinar todo ello sobre superficies tan dispares como los caminos, el asfalto, la arena, el barro, las piedras o la nieve es técnicamente muy complicado, dando lugar, desde el punto de vista del todoterreno, a tres tipos de cubiertas: de carretera, de campo y mixtas.

Los BFGoodrich All Terrain KO2 se presentaron en los EE.UU. en 2014 y llegaron a nuestro país a mediados de 2015 (tienes una primera toma de contacto en el número 183 de Fórmula TodoTerreno). Su desarrollo pasó por numerosas pruebas en el mundo de la competición bajo el nombre BFGoodrich Baja T/A KR2. Su Objetivo: sustituir a los ya veteranos KO y, de paso, posicionarse como el mejor de los neumáticos mixtos del mercado. ¿Lo habrá conseguido?

Se parece al All-Terrain KO, pero el KO2 es 100% nuevo

BFGoodrich All-Terrain A/T KO2

En los KO2 todo es nuevo, desde las materias primas que lo componen hasta su configuración física. De los cauchos y productos químicos que lo forman, poco podemos decir; este tema constituye uno de los mayores secretos de la industria. El aumento del kilometraje soportado es, sin duda, fruto de este trabajo.

En cuanto a su construcción, aporta un 20% más de robustez que los anteriores KO, resultado de una mejora en su carcasa. Los tacos laterales son más grandes, con un mejorado diseño de flexión, más propios de una rueda extrema que de una mixta. Por su parte, la banda de rodadura incorpora una nueva escultura capaz de adherirse mejor al terreno y drenar mejor los restos del terreno. La clave: un estudiado trabajo en el diseño de ranuras y laminillas.

Para esta prueba, hemos empleado alrededor de seis meses, durante los cuales hemos recorrido casi 9.000 kilómetros por prácticamente todo tipo de terrenos en unas condiciones de uso muy exigentes. Hemos dispuesto de cuatro neumáticos en medida 245/75-17 121/118S en un Toyota Land Cruiser 120 KXR, además de dos cubiertas de repuesto que no hemos tenido que emplear. El vehículo viajó habitualmente a plena carga, con las presiones recomendadas por el fabricante. Por tanto, se trata de condiciones exigentes, muy superiores a las de la media de usuarios. También es muy relevante si el vehículo dispone de tracción 4×4 permanente o no, especialmente en conducción sobre asfalto mojado. Y, por supuesto la potencia del motor, factor que incide directamente en el desgaste del neumático.

BFGoodrich All-Terrain A/T KO2

Durante la mayor parte de la prueba, realizada en el sur de Marruecos, rodamos con tres personas a bordo más el que equipo de acampada, recambios y logística necesarios, lo que supone, dado el peso adicional del equipamiento del KXR, situarnos muy cerca del peso máximo admisible en el vehículo. En cuanto a las temperaturas, alcanzamos 43 grados centígrados en las proximidades de Tafalla. Por otra parte, en el recorrido por nuestro país, nos situamos en torno a los cero grados durante la jornada que rodamos con nieve.

Los BFGoodrich All-Terrain T/A KO2 en asfalto

Pero, entremos ya en materia. El asfalto es la superficie donde la mayoría de los neumáticos pasa la mayor parte de su vida, sean del tipo que sean. Y es sobre la primera superficie sobre la que tuvimos nuestra toma de contacto.

Dentro del tráfico urbano no apreciamos nada significativo. Las velocidades que se pueden mantener, inferiores a 60 km/h, no permiten evaluar diferencias significativas respecto a neumáticos específicos de asfalto, pero sí apreciar una gran diferencia a la baja en cuanto a ruido y vibraciones comparando la nueva KO2 con un clásico neumático «de tacos», situación que, por otro lado, podemos calificar de normal. La sorpresa realmente surgió cuando salimos a las carreteras de circunvalación, rodamos a 100 km/h y nos percatamos del reducido nivel sonoro de los neumáticos; un salto sin duda importante que beneficia el confort de uso.

En autopista y rodando dentro de los límites legales, contrastamos de nuevo el ajustado nivel sonoro de estos neumáticos. Desde luego, no llegan al nivel de unas cubiertas específicas de carretera, pero, teniendo en cuenta lo que pueden hacer fuera de ella, merecen en este sentido una calificación de notable.

BFGoodrich All-Terrain A/T KO2

El agarre que proporcionan sobre esta superficie, a velocidades legales, es mas que suficiente; por tanto, ningún pero. Son mejor, si cabe, en carreteras secundarias, donde en ocasiones mordemos los márgenes del asfalto y salen sin duda mejor parados. En este caso, subimos un par de décimas las presiones iniciales del eje delantero, para minimizar la deriva en curvas, respondiendo bien al freno y al acelerador. Sobre esta superficie juega a favor la composición de la goma, con un apropiado equilibrio entre dureza y elasticidad. Entre ambas, le aportan adherencia y confort de rodadura.

Con lluvia, la cosa no estuvo tan clara, pero es justo reconocer que, siendo un poco más tranquilo con el freno y el acelerador, se siente uno seguro. Prueba superada, si bien es el apartado en el que existe mayor margen de mejora. Cabe recordar que llevamos un vehículo de tracción permanente a las cuatro ruedas (incluso en retención), lo que, sobre asfalto mojado, supone una gran ayuda.

El consumo fue muy similar al de otros neumáticos mixtos que hemos probado; por tanto, podemos decir que se trata de un buen resultado si tenemos en cuenta que sus tacos son mas acusados y que, por ese agrsivo dibujo, debería ofrecer más resistencia a la rodadura y gastar más.

Como conclusión sobre asfalto, los KO2 han dado un gran paso hacia adelante en esta superficie, y podemos decir que ya no se trata de un neumático mixto que se defiende bien sobre él, sino que se trata de un neumático polivalente con ciertas limitaciones en asfalto. Hay, por tanto, un cambio de percepción importante en este sentido.

Fuera de carretera

BFGoodrich All-Terrain A/T KO2

Combinar todo tipo de superficies, pasando por arena, piedras, barro y nieve, ofreciendo un resultado satisfactorio, no es fácil. Hemos rodado sobre todas ellas, y el resultado es positivo, con muchos matices.

Si quieres saber cómo acaba esta prueba, te invitamos a continuar la lectura en el número 214 de la revista Fórmula TodoTerreno, correspondiente a abril de 2018. Recuerda que, si no tienes un quiosco a mano, puedes adquirir esta publicación, así como números atrasados, en el Kiosco Luike.