Finaliza la huelga de taxi en Madrid

Finaliza la huelga de taxi en Madrid
Alberto Martínez
Alberto Martínez


Los taxistas de la capital desconvocan la huelga indefinida sin haber podido llegar a ningún acuerdo con la Comunidad de Madrid para regular la actividad del sector. A través de una votación han decidido volver a la actividad.

Madrid vuelve a ver sus calles completas en lo que al sector del transporte se refiere. Los taxistas de la capital han decidido desconvocar el paro sectorial que llevaba activo desde el pasado 21 de enero.

Esta decisión se ha llevado a cabo a través de una ajustada votación entre los taxistas de Madrid. Podían votar los 20.961 trabajadores del sector, aunque solo votaron 7.843, lo que significa un 37,4% del censo. El resultado ha sido el siguiente. El 54,1% de los votantes han querido desconvocar los paros, mientras que el 45,9% se mostraron partidario de seguir con las reivindicaciones.

Sin acuerdo con la Comunidad de Madrid

En contra a lo sucedido en Cataluña, donde la Generalitat sí que realizó una norma en la que regulaba la acción de taxis y VTC en su territorio, y que ha significado el adiós de Uber y Cabify. En Madrid las reivindicaciones de los taxistas no han surgido el mismo efecto. La Comunidad de Madrid ha tenido diversas reuniones con la patronal de los taxistas, pero no ha llegado a ningún acuerdo con los responsables del sector. Tampoco ha transferido a la norma legal las peticiones del taxi, por lo que, por el momento, todo queda igual.

Los taxistas han vuelto a la actividad resignados por lo que denominan como inoperatividad de la Comunidad de Madrid en su causa, y ahogados en el término económico. El cese de la facturación durante más de dos semanas ha supuesto un problema en las economías del hogar, de unos taxistas que dicen “no poder seguir sin trabajar”.

Los taxistas seguirán pidiendo la regulación del sector

Los taxistas dejan claro que, aunque hayan vuelto a la actividad, seguirán pidiendo activamente que la Comunidad de Madrid regule el sector. Se pretende la realización de manifestaciones puntuales para recordar la queja ante lo que denominan como “uberización” del sector.