Lorinser Puch G, así es el restomod offroad del preparador alemán

15 Lorinser Puch G, así es el restomod offroad del preparador alemán
Fotos del Lorinser Classic Puch G
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


El preparador Lorinser especializado en modelos Mercedes de todas las épocas ha restaurado y modificado ligeramente el clon austriaco del Mercedes Clase G, el Puch G fabricado a principios de los años 80 por Steyr-Daimler-Puch.

A principios de los años setenta, Daimler-Benz AG -ahora Daimler AG- y Steyr-Daimler-Puch -ahora Magna Steyr- constituyeron al 50% la empresa GeländefahrzeuggesellschaftmbH para desarrollar y fabricar conjuntamente el Mercedes-Benz Clase G y su clon Puch G.

La producción en serie del nuevo todoterreno comenzó en 1979 y, desde entonces, se ha mantenido en el catálogo de Mercedes-Benz, de hecho, acaba de estrenarse la nueva generación, que mantiene el diseño del modelo original pero mejora sus capacidades todoterreno, es más cómodo y está mejor equipado.

Lorinser Puch G

Con todo, hay clientes que siguen prefiriendo el Clase G clásico o, en su defecto, el G fabricado por Puch en Graz, Austria, que se mantuvo en producción hasta principios de los años 2000, cuando el logotipo de Mercedes llegó a todos los Clase G.

Pues bien, precisamente a esos amantes de los G clásicos va destinada la última preparación del especialista Lorinser que, además de modificar el nuevo G 500, se ha atrevido a hacer un restomod sobre el Puch G, es decir, lo ha restaurado respetando su diseño, pero incluyendo algunos componentes modernos que lo hacen más cómodo y fiable para utilizar a diario.

El Puch G militar es la base de este restomod

Interior Lorinser Puch G

Utilizando como base un Puch G militar, Lorinser incluido nuevas luces led en los paragolpes, un cabrestante moderno y un nuevo gancho para el remolque. También se ha revisado toda la carrocería y se ha vuelto a pintar, mientras que la capota de lona se ha restaurado y las llantas originales han dejado paso a unas de aleación más modernas calzadas en neumáticos todoterreno BF Goodrich All-Terrain T/A.

Bajo el capó se esconde el motor de gasolina con 116 CV asociado a una transmisión automática que equipaban las versiones 230 GE. Lorinser asegura que las unidades seleccionadas para esta restauración apenas superan los 100.000 km, por lo que se encuentran en perfecto estado de forma para seguir circulando por todo tipo de terrenos, sobre todo después de revisar todo el coche a fondo.

Lorinser Puch G

«Hay muchos vehículos militares originales por ahí, por lo que no solo queríamos restaurar los vehículos a su estado original, sino crear algo nuevo«, dijo Marcus Lorinser, Director General de Lorinser. «Independientemente de su edad, debe poder atravesar cualquier obstáculo en un Puch G«, añadió Lorinser.