Pruebas más rigurosas

La ITV cambiará en 2018

itv 5
La ITV cambiará en 2018
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
A partir del año 2018, las pruebas que realizan a todos los vehículos para pasar la ITV serán más rigurosas que afectarán principalmente a las emisiones y la seguridad.


La falta de mantenimiento en los vehículos es una de las principales infracciones de tráfico. Cada año, aproximadamente 17 millones de vehículos se someten en España a la temida ITV y 3,1 millones la suspenden. Esta cifra podría aumentar notablemente a partir de 2018, cuando la ITV sufrirá algunos cambios para realizar un control más riguroso de todos los vehículos inspeccionados. Los principales cambios afectarán al control de las emisiones contaminantes y la seguridad.

Entre diciembre de 2015 y agosto de 2016, un total de 16 modelos homologados por sus fabricantes superaban los límites que fijan la normativa europea de óxidos de nitrógeno NOX. Los expertos del CITA, un grupo internacional de trabajo que busca mejorar las inspecciones de vehículos, que en España forman parte de DGT, Ministerio de Industria y la Asociación Aeca-ITV han indicado que la ITV actual no permite un control exhaustivo de los vehículos Euro 5 y Euro 6.

Ante esto, la Unión Europea exige a España un mayor control y el Gobierno ya está analizando cómo integrar nuevas pruebas para un control más exhaustivo de las emisiones. El objetivo de Industria es eliminar de la circulación a los grandes contaminadores y a finales de año estará listo un manual que establezca los límites máximos de NOx, cómo medirlos y procedimientos para comprobar que no se han manipulado los dispositivos anticontaminación.

Por otro lado, otro aspecto que también pretende mejorarse es la revisión de sistemas de seguridad. En la actualidad, la ITV solo controla el buen funcionamiento de frenos o cinturones de seguridad, pero existen cada vez más diversos sistemas de ayuda a la conducción electrónicos que no se controlan como el ESP, el airbag y etc. El principal problema es que para poder controlar estos sistemas es necesario acceder a la centralita del coche.

La incorporación a las estaciones de ITV de este tipo de sistemas y equipos tecnológicos capaces de controlar hasta el más mínimo detalle podría hacer aumentar el precio de la ITV.