Prueba del Jeep Compass 2018 2.0 Multijet 4×4

46 Prueba del Jeep Compass 2018 2.0 Multijet 4×4
Fotos de la prueba del Jeep Compass 2018 2.0 Multijet 4×4
Autofacil
Autofacil
Jeep ha resucitado el Compass para ofrecer una alternativa a los Nissan Qashqai, Seat Ateca, Peugeot 3008 y compañía. Probamos la versión 2.0 Mjet II 4x4 Aut. con acabado Limited.


Si hay una marca eminentemente todoterrenera esa es, sin duda, Jeep. Sin embargo, vender 4×4 puros es poco rentable en los tiempos que corren y, por eso, desde su llegada al Grupo Fiat también se está especializando en la creación de SUV’s como este Jeep Compass, un modelo de 4,39 m de largo nacido para ocupar su hueco entre los Nissan Qashqai, Hyundai Tucson, Seat Ateca

Frente a ellos, el Compass promete algo más que un carrocería elevada y unas protecciones para la carrocería. De hecho, es el único que ofrece versiones con tres tipos de tracción diferente -uno 4×2 y dos 4×4-, algo que no ocurre en sus rivales -es más, algunos como el Peugeot 3008 sólo se venden con tracción delantera-.

Un interior agradable

Jeep Compass

En otros aspectos, el Compass es más normalito. Por ejemplo, por calidad de acabados está en la media, tiene aspectos ergonómicos que podrían estar mejor resueltos. Así, los mandos del climatizador quedan muy bajos, los botones del volante son un tanto confusos -también los hay por la parte trasera- y las palancas de los intermitentes o los limpias tienen un manejo tosco e impreciso -es fácil dar ráfagas sin querer cada vez que vas a activar los intermitentes-.

En cuanto a espacio, las plazas traseras están bastante bien, aunque podrían ofrecer un poquito más de anchura. El maletero, por su parte, se queda algo justo viendo lo que ofrece la competencia -438 litros, cuando de media rondan los 500 litros-.

De todas las versiones, una de las más equilibradas es la 2.0 Multijet II de 140 CV, si bien sólo se puede adquirir con la tracción total más sencilla: funciona con tracción delantera normalmente y conecta la trasera si es necesario. Además, se ofrece con cambio manual de seis marchas o automático de nueve relaciones, como el de esta unidad, por 2.500 euros más.

Cuando ‘más’ es ‘menos’…

Jeep Compass

Contar con un cambio de tantas relaciones parece una buena idea desde el punto de vista del consumo, pues gracias a ello deberías poder circular por autopista en novena velocidad a 120 km/h a muy pocas revoluciones. Sin embargo, esto no es así. Este Jeep rueda a 124 km/h en novena a 2.000 rpm, lo mismo que un Ford Focus 2.0 TDCi 136 CV manual del año 2005 en sexta…

El resultado es un cambio en el que hay demasiadas marchas, y que ni ayuda a que el consumo sea bajo -5,7 litros/100 km según la marca, en torno a 7,5 litros/100 km en nuestras mediciones-, ni a que las prestaciones sean destacables -tarda 10,5 segundos en pasar de 0 a 100 km/h-. Es más, resulta hasta un tanto desagradable, porque tiende a ir en marchas muy largas y, si se acelera con cierta contundencia, tarda demasiado en bajar el número de marchas necesario.

Jeep Compass

La situación mejora si lo utilizamos de forma manual, pero tampoco tiene la rapidez ni la suavidad de un cambio DSG, por ejemplo. Por todo ello, es más recomendable adquirirlo con cambio manual de seis marchas -y ahorrarse 2.500 euros-, salvo que circulemos muy habitualmente con atascos o que queramos un cambio automático sí o sí.

De esta manera, se pueden aprovechar mejor las prestaciones del motor 2.0 turbodiésel de 140 CV, que se muestra bastante voluntarioso pese a que tiene que mover 1.619 kilos. A sólo 1.750 rpm ya entrega 350 Nm de par, y su respuesta es progresiva. Es un poco ruidoso, si bien no se aprecia tanto en el interior porque está bastante bien insonorizado. Tampoco llegan más vibraciones de las habituales al volante o los pedales.

Un modelo cómodo

Jeep Compass

Por comportamiento, el Compass apuesta más por la comodidad que por la agilidad. En general, es un coche con un buen aplomo y unas reacciones seguras, pero en carreteras de curvas no cambia de dirección con tanta facilidad como un Seat Ateca, y las inercias y el balanceo de la carrocería son bastante más notables. También muestra una mayor tendencia a irse de morro. La dirección es suficientemente precisa, y los frenos cumplen sin mayor problema.

El veredicto

El Jeep Compass es uno de los SUV con mejores capacidades para circular por campo. En carretera destaca por comodidad, mientras que por calidad o espacio está en la media -aunque podría tener más maletero-. Con este motor no va mal, pero el cambio automático de nueve relaciones no es su mejor aliado desde el punto de vista prestacional y del consumo. Por precio está en la media, y no está mal equipado.

Jeep Compass

Ficha técnica del Jeep Compass 2.0 Multijet 4×4 140 CV

Motor Diésel, turbo, 4 cilindros en línea, 1.956 cc
Potencia 140 CV a 4.000 rpm
Par 350 Nm a 1.750 rpm
Largo / ancho / alto 4,39 m / 1,81 m / 1,64 m
Velocidad máxima 190 km/h
0-100 km/h 10,5 segundos
Consumo medio 5,7 l/100 km
Autonomía 1.052 km
Maletero 438 litros
Peso 1.619 kg
Cambio Automático, 9 velocidades
Depósito 60 litros