Chevrolet Corvette Grand Sport, el Safety Car de las 500 Millas de Indianápolis

2019 indy500 corvette grandsport pacecar
Chevrolet Corvette Grand Sport, el Safety Car de las 500 Millas de Indianápolis
Nicolás Merino
Nicolás Merino


Por 16ª vez un Corvette será el coche de seguridad de las 500 Millas de Indianápolis 2019. Esta versión en particular presume de elementos estéticos exclusivos, así como de su potente propulsor V8 de 460 CV y 630 Nm de par máximo.

Fue en 1948 cuando Chevrolet -con un Fleetmaster Six convertible- hacía las veces de Pace Car por primera vez en el circuito de Indianápolis, por aquel entonces cubierto de adoquines. Ninguna marca o vehículo ha servido tanto tiempo en las 500 Millas de Indianápolis como el Chevrolet Corvette. Y es que este deportivo estadounidense ya va por su 16ª participación como Safety Car, ahora con el Corvette Grand Sport 2019, que será de nuevo el coche de seguridad en la próxima edición de las 500 Millas de Indianápolis, carrera que disputará Fernando Alonso.

Esta versión estrena una serie de elementos estéticos exclusivos, como el color rojo metálico Long Beach con dos franjas blancas y el logo de las 500 Millas de Indianápolis en cada puerta. Además, la carrocería incorpora un paquete de efectos en fibra de carbono para varios elementos, así como unas llantas de aluminio Grand Sport de 19» en el tren delantero y de 20» en el trasero. Por último, esta versión se beneficia de las soluciones aerodinámicas estrenadas en el Corvette Z06.

2019 indy500 corvette grandsport pacecar 02

Bajo el capó, se esconde un potente V8 de 6.2 litros que genera 460 CV de potencia y un par máximo de 630 Nm. Este bloque está ligado a una caja de cambios automática de 8 velocidades con levas en el volante. Con estas prestaciones, este Corvette Grand Sport puede hacer el 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos.

Siguiendo con la parte técnica, el Safety Car de las próximas 500 Millas de Indianápolis cuenta con un sistema de suspensión adaptativa Magnetic Ride Control, la cual se complementa con unos frenos cerámicos firmados por Brembo. Y es que este coche en particular tiene que tener unas muy buenas prestaciones, ya que va a presidir una carrera de monoplazas que alcanzan velocidades cercanas a los 400 km/h, por lo que necesitan ir a altas velocidades para mantener la temperatura de los neumáticos.